Apología a la Libertad

Def: Discurso de palabra o por escrito, en defensa o alabanza de alguien o algo.

Nombre: Apologista
Ubicación: Argentina

martes, julio 29, 2008

Sueño

Él se despertó con la inquietud de quien busca recordar lo soñado. Indagando en su memoria inmediata, lo que había ocurrido la noche anterior. Recordaba la mirada de aquella mujer pero nada más.

Se levantó y se dirigió mecánicamente al baño en el que todos los días seguía la misma rutina: se miraba al espejo tristemente mientras cepillaba sus dientes, pensando lo poco emocionante que sería su día, el poco interés que le despertaba salir del baño para encontrarse con alguna pregunta vacía que poco le importaría contestar. En ese momento, recordó los labios de ella, y por primera vez en mucho tiempo, sonrió.

Mientras bajaba las escaleras que lo separaban de su mundo íntimo, buscó recordar algún dato más de la mujer, a lo mejor el color de su pelo o su vestimenta. Inútil fue el intento.
Su día se desarrolló con la misma mediocridad que él esperaba. Pero algo cambió. La necesidad de reencontrarse con ella.

A la noche siguiente el sueño los reunió. Los amantes se buscaron y encontraron toda su pasión. Se besaron a un ritmo adolescente. Pasearon por un parque y disfrutaron en silencio un atardecer. Todo parecía perfecto. Casi irreal.

En la mañana no podía dejar de suspirar frente a su reflejo, sacando de su ser toda la angustia que su pecho comprimía.

Así vivió por semanas. Viviendo una maravillosa vida en sueños, que nada tenía que ver con la aburrida realidad y la tristeza que lo rodeaba. Se levantaba con el único objetivo de ver pasar el tiempo, asesinando horas y minutos, para llegar al sueño y encontrarse con su mujer.
No le importaba su trabajo, ni sus hijos, ni siquiera el pequeño cuarto de la casa donde tocaba su piano, ya no acariciaba las teclas sino que hacía una mímica; ni siquiera armoniosa. Hacía el amor sin pasión y muchas veces deseaba morir antes de fingir un placer que hace tiempo no sentía. Su mujer lo sabía, pero callaba.

Lo mas importante del día era cuando él cerraba los ojos y tomaba la mano de su dueña, dejándose llevar por los caminos y las aventuras que cada noche le proponía.

“Fueron 30 pastillas” dijo la viuda imaginando porque su marido yacía sobre su cama con una mueca muy parecida a la última sonrisa que le vio, la noche anterior, mientras dormía.

6 Comentarios:

Blogger el fantasma de la libertad dijo...

Apola,

estuve lento porque he estado MUY ocupado a nivel laboral al punto que ud ha visto que apenas si he podido saludarla por otros medios.

me ha gustado mucho su relato; la segunda mitad mucho mejor en cómo ha sido escrita que la primera, y un relato que si yo fuera ud guardaría aparte para expandir y pulir y mandar a concursos de relatos breves.

Me recuerda una entrada más bien en forma de ensayo que subí hace mucho tiempo, casi dos años atrás, o un poco menos, donde hablaba de la continuidad de la vigilia y la fracturación de cualquier contuinuidad en los sueños... así que seguimos a tono!

Le dejo un besote!

3:59 p. m.  
Blogger Apologista dijo...

Es lo que pasa cuando uno tiene mucha vida "fuera del blog" que no comenta los escritos de sus hermanas.

Entiendo que tu último párrafo del comentario no es un "me parece plagio con dulzura", sino una conexión entre 2 almitas afines (si me permitís la cursilería). En cuanto a lo de pulir "cuando quieras me ayudás" y lamentablemente descreo de los concursos...

En fin, muchas gracias por pasarte hermanito, como siempre, es importante tu presencia..

Un abrazo desde la distancia.
Mar

11:39 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Navegando entre blogs, sin poder ser autor de ninguno (vagancia la mia) lei el tuyo.

La verdad como una señal aun en mi vida aparecen magicamente tus palabras en un suceso que acabo de vivir.

Gracias desde mi corazón!

Me ayudaron mucho.

12:57 a. m.  
Blogger Apologista dijo...

Muy dulce el mensaje. Lástima lo del anonimato.
Una alegría que te hayan llegado las palabras y te invito a que vengas por algunas más. Pero como decís hay veces en que la vagancia, o la falta de ideas, hacen estragos.

Igual, muchas gracias por tu firma. Y espero que nos volvamos a encontrar.

11:06 p. m.  
Anonymous thorn dijo...

Aunque no es el camino que hoy elegiría, qué mejor que irse con una sonrisa.
Los motivos son siempre personales.

11:57 a. m.  
Blogger Apologista dijo...

Somos 2.
Pero creo que para el protagonista sea un camino a elegir sino una entrega a su verdad y de algún modo a lo que el piensa o siente como "real".

Bienvenido.
Saludos, Marianita.

8:34 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

contador
contador